La Compañía de Santa Teresa de Jesús organiza sus Escuelas en Comunidades Educativas y de aprendizaje: hermanas, directores, docentes, alumnos, padres y colaboradores participan activamente en la vida de la Escuela, según su rol.

 

Los docentes: forman parte de una comunidad que aprende; se apropian de los lineamientos de la Propuesta Educativa Teresiana (PET); son educadores por vocación y misión; sujetos de saber pedagógico, investigadores en la acción y en continua revisión de sus prácticas educativas. Son mediadores en el aprendizaje y la convivencia; acompañantes en el camino de la interioridad, la comunión y el compromiso. Su labor formativa, en respeto y coherencia con el carácter propio del Centro, va más allá de la transmisión de conocimientos. Están directamente comprometidos en la preparación, realización y evaluación del Proyecto Educativo.

 

Los alumnos como protagonistas de su educación, son responsables de hacer vida el Proyecto Educativo. Su trabajo y la participación gradual y comprometida en la vida escolar les ayudan en su formación y les preparan para una colaboración eficaz en la sociedad. Son la primera y principal ocupación del Colegio; la centralidad del alumno se tiene presente como prioridad en la adopción de proyectos, innovaciones, decisiones, etc.

 

Los padres son los titulares del acuerdo educativo familia-Colegio. Con ellos el diálogo es permanente: haciendo acuerdos, estableciendo metas de desarrollo académico, personal y espiritual, evaluándolas e iniciando el proceso nuevamente.

 

Personal de apoyo y facilitador de la tarea educativa: personal de administración y de servicios, son facilitadotes de la tarea educativa; siendo también, ellos mismos educadores. Comparten el Proyecto de Colegio y la vida cotidiana con los alumnos, en un clima amistoso, de respeto y de reconocimiento.